Viejos Puertos - juan gómez soubrier y belén laguía
Total 15 encontrado
Olvídese de sus deseos de ser alto, guapo, y delgadito, deje a varios lados el vano sueño de ganar la LOTO -todo lo demás se ha convertido en "flatus vocis" de azar pequeño- y otras zarandajas: lo único necesario para...
Desembarcado en Juan
Mis muy prietas y discretas: Nunca supe el lugar exacto en el que la espalda pierde su honesto nombre, máxime cuando jamas de los jamases pensé que el nombre de esta o aquella parte del cuerpo fuese más o menos honesta que la otra...
Vamos a tratar, tú y yo, de imaginar quienes son los personajes, reales ó imaginarios, que han tenido una mayor capacidad de seducción amorosa. Y mientras lo hacemos, no sería ocioso repasar la encuesta que recientemente a realizado un instituto de opinión y estudios de mercado acerca del mismo tema...
Desembarcado en Juan
El arma menos usada por el varón hispano en los combates amorosos es, sin duda, el sentido del humor, la capacidad de sonreír ante las propias flaquezas y el saber convertirlas en triunfos.

No conozco mejor terapia para el sexo nacional que la de olvidar el sentimiento trágico...
Desembarcado en Juan
Hasta Luis Goytisolo, cuando habla de «Máscaras de trompetas, de colores, gorros de papel y onánicas zambombas», usa la palabra onanismo en la primera acepción de la Academia –vicio sexual, solitario...
Desembarcado en Juan
Cuando el arte de coitear no era pecado, sino más bien milagro, las señoritas de pequeña virtud solían retranquearse al desaire de las incipientes barras americanas y advertían parsimoniosamente al presunto cliente: "Tocando vale más caro".

Veinte años después...
Desembarcado en Juan
Desde que los canónigos de Salamanca dejaron de discutir acerca del número de ángeles que podían bailar en la punta de un alfiler, dada su carencia de corporeidad, y los sabios bizantinos plantearon la cuestión del sexo de los ángeles, ningún otro tema ha resultado tan...
Desembarcado en Juan
Hoy pocos humanos en Occidente que no conozcan la espantosa sensación de que otro congénere le haga la vida imposible y luego pretenda justificarse con la frase: ¡Es que te quiero tanto! Lo más hincado en tales casos siempre será contestarle:...
Desembarcado en Juan

Desconfíe de las estadísticas, sobre todo desde que resulta que la inmensa mayoría de los machitos hispanos se van al otro barrio sin conocer a más de cinco damas en sus camas.

Todo buen estadístico sabe contemplar en las plazas el aroma de los bikinis de uno u otro sexo según sus gustos...
Desembarcado en Juan
Todos los días tomaba café donde las jóvenes de polisón en ristre mostraban, al subir al trole, el empeine del botín.

Adorable rodilla:

Nunca jamás y amén de los enjamases será posible borrar de mi recuerdo la hora mágica del atardecer de verano en la que tuve la suerte de descubrirte bajo la incipiente falda de leve tela azul...
1 2   siguiente
RSS | © All rights reserved |
mb41